11 adultos mayores en un asilo de Ipiales murieron por covid-19

 11 adultos mayores en un asilo de Ipiales murieron por covid-19

Un asilo de ancianos en la ciudad fronteriza de Ipiales, en Nariño, que había guardado todos los protocolos de bioseguridad al pie de la letra pero sin contar con los profesionales de la salud más idóneos, no pudo evitar el ingreso del temible covid – 19 hasta sus instalaciones, por lo que hoy lamenta la muerte de 11 de sus abuelitos en los últimos tres meses.

Eran hombres y mujeres entre los 80 y 95 años de edad que habían llegado al Hogar San José junto a casi un centenar de adultos mayores para pasar sus últimos años de vida, bajo los cuidados de la comunidad religiosa de Santa Teresa de Gourmet, originaria de España.

Fabián Ricardo Villacis, gerontólogo de la Oficina de Promoción Social del Ministerio de Salud y Protección Social, informó que el Hogar San José tiene una dinámica propia, donde el grupo de religiosas y las aspirantes a serlo son las únicas que atienden a la población adulta mayor.

Sin embargo, según el funcionario, el centro geriátrico ubicado en el barrio Los Chilcos no cuenta con los profesionales de la salud como enfermeras o auxiliares de enfermería que permanezcan siempre en esa institución.

“Eso ha generado este tipo de situaciones lamentables”, reconoció el funcionario, quien agregó que en estos casos hay una responsabilidad que debe ser compartida con los aseguradores o las EPS a las cuales están vinculados los adultos mayores, “pero tiene que haber una decidida participación de la Secretaría de Salud de Ipiales como autoridad sanitaria”.

Para Villacis es desde todo punto de vista preocupante que hayan fallecido 11 adultos mayores, que hay otros 9 con contagio por lo que están aislados dentro de la institución y otros más están siendo atendidos en el Hospital Civil de esa ciudad limítrofe con el Ecuador.

Pero su preocupación no solo es esa, hay otros 90 adultos mayores que “están asintomáticos, que pueden tener una complicación y no queremos que eso ocurra”.

Por lo anterior exhortó a los aseguradores de la salud que tienen bajo su protección a los abuelitos y a la Secretaría de Salud, a que coordinen una presencia efectiva y oportuna en ese centro de protección a fin de evitar más muertes.

Si bien es cierto que a la atención a los adultos mayores ahora se van a vincular entidades como la Unicef y la Cruz Roja, consideró que se debe ser más estratégicos “para que se pueda contar con unos profesionales de la medicina y la enfermería que hagan un monitoreo y una presencia permanente en la institución”.

También es necesario que el personal que atiende a los adultos mayores tenga todos los elementos de bioseguridad, para evitar en el futuro mayores contagios.

Hizo énfasis que en esta clase de instituciones el coronavirus se vuelve invasivo porque si una persona se contagia puede contagiar a muchas más, tal como ocurrió en el Hospital Geriátrico de Cali, en el Divino Niño Jesús de Popayán y en el Hospital San Pedro Claver de Bogotá.

“Si le aplicamos el 13.4 por ciento de población adulta mayor que tiene Ipiales, estamos hablando de más de 20.000 adultos mayores que deben tener una protección decidida en función de lo que puede seguir”, admitió el funcionario.

Reveló que en Ipiales varios adultos mayores al permanecer confinados más de cinco meses fallecieron por problemas cardiacos, por lo cual recordó que esta población en particular es la más vulnerable.

“Ahora hay una movilidad que a los adultos mayores les permite salir, pero se deben proteger en función de que no se contagien y en función de proteger su salud mental”, advirtió.

Con su argumento de que por lo pronto no hay una vacuna contra el covid-19 y que si la podría haber sería a partir de julio del 2021, el funcionario recordó a la población en general en que la única manera de evitar el contagio es el autocuidado.

Fuente;El tiempo Noticias

Digiqole Ad

rcnipi