Unas 18.500 personas pudieron transmitir el virus al no conocer sus resultados

 Unas 18.500 personas pudieron transmitir el virus al no conocer sus resultados

La Contraloría y la Procuraduría investigan las denuncias sobre 18.500 pruebas COVID que quedaron mal rotuladas y dañadas.

La contralora delegada para los temas de salud, Lina Aldana, se refirió a las investigaciones que adelanta esa entidad junto con la Procuraduría, tras las denuncias por fallas en la manipulación y el procesamiento de más de 18 mil 500 pruebas de coronavirus.

En diálogo con RCN Radio, la funcionaria dijo que este tipo de errores en los que se evidenció que miles de análisis estaban mal rotulados, dañados y hasta derramados, ocasionaron pérdidas que superan los cuatro mil millones de pesos.

“Es importante destacar que este proceso se inicia con la toma de la prueba en las EPS a través de la IPS contratadas y termina con un laboratorio que es el que las procesa para tener el resultado, pero el aumento de las denuncias por las demoras, hizo que se realizara un seguimiento e investigación”, manifestó.

La funcionaria recalcó que cerca de 19 mil personas no conocieron sus resultados y pudieron transmitir el virus.

“Lo que genera preocupación es que muchos de ellos pudieron haber sido positivos, no conocieron el resultado y fueron un foco de contagio y no se pudieron tomar las medidas pertinentes», precisó.

En ese sentido, agregó que “la Contraloria General de la República a través de la Contraloría de Salud, instaló 28 auditorias a todas las EPS que aparecen reportadas en la base de datos de la Adres (…) Es por eso que tenemos alertas, presuntas gestiones antieconómicas que solo vamos a poder determinar con los auditores que se encargarán de hacer el seguimiento a esos pacientes”, señaló.

La funcionaria dijo que dentro de los resultados se encontró una posible gestión antieconómica que afectó a una gran cantidad de personas.

“Las pruebas se estaban haciendo en el día uno cuando se presentaba síntomas, pero el resultado me lo estaban entregando 15, 30 y hasta 72 días después, cuando ya se había hecho el aislamiento de acuerdo a los protocolos del Ministerio de Salud”, dijo.

La contralora delegada en temas de salud, Lina Aldana, señaló que esa entidad y la Procuraduría indicaron que no tiene sentido que se haga una prueba, cuando los resultados no se entregan de manera oportuna.

Dijo que las investigaciones de los entes de control están enfocadas en poder determinar en qué parte del proceso de la toma de la prueba y su procesamiento, se presentaron estas fallas.

“Se encontraron 18.548 pruebas que no fueron procesadas, pero que desde nuestro punto de vista generan alerta porque fueron pagadas con recursos públicos. Al multiplicar por 216 mil pesos que es el valor máximo que establece el Ministerio para las pruebas de PCR, dan un valor aproximado de 4 mil millones de pesos, lo que genera una segunda alerta por la pérdida del recurso”, sostuvo.

Finalmente, la contralora delegada concluyó que se desconoce si producto de esas pruebas que no fueron procesadas, algunos pacientes fallecieron sin conocer el resultado tras no haber sido atendidos de forma oportuna.

Fuente: Sistema Integrado de Información

Digiqole Ad

rcnipi