Niños comieron carne de caballo y burro durante un año en colegios de Santander

 Niños comieron carne de caballo y burro durante un año en colegios de Santander

La carne de caballo y burro la empacaban al vacío y le ponían sellos de empresas dedicadas a la comercialización de carne de res.

Luego de un trabajo de investigación por parte de la Fiscalía General de la Nación, se puso en evidencia que un distribuidor de carne, identificado como Fernando Trujillo Gómez, vendió carne de caballo y burro a los operadores del Programa de Alimentación Escolar, PAE, en Santander.

Este hombre fue capturado por las autoridades y enviado a la cárcel, luego de demostrar que realizaba esta actividad ilícita que ponía en riesgo la salud de los niños y niñas de varios colegios de Bucaramanga y municipios cercanos.

Según el ente de control, la carne de caballo y burro era entregada en las raciones alimentarias, por cuenta de un engaño que había ejecutado el capturado.

“Este hombre en complicidad con otras personas compraban caballos y burros, muchos de ellos enfermos o muertos, traídos de la Costa Atlántica, y los hacían pasar por carne fresca de res”, dijo Ángela Andrea Chacón, directora especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos de la Fiscalía.

Trujillo Gómez, al parecer, utilizaba guías de movilización y otros documentos falsos para transportar los animales desde la Costa Atlántica hacia la ciudad de Bucaramanga, para sacrificarlos y comercializarlos.

“Además este hombre habría vendido al programa PAE algo más de 500 millones de pesos en carne equina, de 2000 a 2500 kilos semanales entre mayo de 2018 y septiembre de 2019, la carne era tratada con químicos para alterar la contextura e intentar hacerla ver como carne auténtica de res”, agregó Andrea Chacón.

La carne de caballo y burro la empacaban al vacío y le ponían sellos de empresas dedicadas a la comercialización de carne de res.

Por este caso se realizaron varias audiencias, en las que la Fiscalía presentó varias comunicaciones entre el procesado y sus cómplices en las que les pedía inyectar la carne con más químico, porque quedaba muy dura y en los colegios no la podían cocinar, además para que la consumieran los menores sin problemas.

Trujillo Gómez deberá responder según la Fiscalía Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos por los delitos de corrupción de alimentos en concurso homogéneo y simultáneo en 18 oportunidades, fraude procesal y falsedad en documento privado.

Fuente: Sistema Integrado de Información

Digiqole Ad

rcnipi