Investigadores estudian resistencia a antibióticos por consumo de carne

 Investigadores estudian resistencia a antibióticos por consumo de carne

Investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) de México llevan a cabo un estudio sobre la resistencia antibacteriana que se genera en el ganado (res, cerdo y pollo) y cómo puede diseminarse al ambiente y a los humanos en el momento de consumir la carne.

Por ello, un grupo de especialistas del Centro de Biotecnología Genómica (CBG), liderados por la doctora Ana Verónica Martínez Vázquez, se centran en la citada investigación debido a que la resistencia antimicrobiana es una de las mayores amenazas que enfrenta el mundo.

De acuerdo con reportes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para 2050 hasta 10 millones de personas podrían perder la vida anualmente por esta causa y por ello la ha incluido como una de las 10 principales amenazas contra la salud global.

La científica señaló que para fomentar el crecimiento y prevenir de forma sistemática las enfermedades en animales, así como el crecimiento de cultivos sanos, «a nivel mundial se emplean antibióticos indiscriminadamente y México no es la excepción».

Explicó que aunque la resistencia a los antibióticos «puede aparecer de forma natural, el uso indebido y excesivo de estos fármacos ha acelerado su aparición y propagación».

Precisó que para adaptarse al ambiente, «las bacterias desarrollan resistencia de manera natural», pero cuando se administran antibióticos a los animales «sin control estricto por especialistas en veterinaria», es posible que se usen por periodos más largos, menores a los requeridos «e incluso en dosis equivocadas».

Expuso que mediante este estudio, se determinó que el antibiótico de mayor uso en la ganadería es la tetraciclina y es precisamente a este medicamento al que presentan mayor resistencia las bacterias.

“Las bacterias que sobreviven la exposición a los antibióticos, muchas veces, en el proceso de sacrificio en los rastros, se diseminan en las canales, sobre todo a través de heces fecales, que es en donde se encuentran estas bacterias y esta forma, a lo largo de la cadena productiva de la carne se puede transmitir la resistencia y llegar finalmente al consumidor”, apuntó.

Martínez Vázquez explicó que mediante el estudio realizado a carne comercial producida en distintos municipios del estado de Tamaulipas, norte de México, el equipo de investigación encontró patrones de resistencia similares en carne de res, cerdo y pollo.

Algunas bacterias pueden ser resistentes a unos antibióticos más que a otros y hay casos en las que los microorganismos desarrollan esta condición a varios antibióticos y se vuelven multirresistentes.

Fuente:RCN Radio

Digiqole ad

rcnipi

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *